PERFIL DEL FRANQUICIADO

El franquiciado debe de ser una persona con perfil comercial y empresarial que quiera disponer de su propio negocio.

 

Es fundamental también el contar con una indudable iniciativa para llevar a cabo una actividad empresarial en el marco de una relación de franquicia y un marcado sentido de pertenencia a una red. No olvidemos que la franquicia aporta una manera de operar, un sistema de establecimiento, una identificación y un servicio, pero en definitiva el negocio es del franquiciado y el gestor del mismo debidamente arropado, debe ser el franquiciado. Esta conexión entre ambas partes es a lo que a buen seguro llevará al éxito del negocio.

 

La legislación actual no obliga a que al frente de la Parafarmacia tenga que estar un farmacéutico, aunque por su formación es recomendable. Es por tanto una salida profesional para los licenciados en farmacia; de hecho en algunos países es considerada como una especialidad más dentro de esta profesión.

 

Es un negocio apropiado para Farmacéuticos, Biólogos, Médicos, Químicos, Dietistas, Diplomados en Enfermería, Auxiliares de farmacia, Naturópatas, Quiromasajistas y en general para cualquier persona con voluntad empresarial, licenciada, diplomada, o relacionada con cualquier actividad del ramo sanitario.